Perspectiva de género, equidad e inclusión social en los Procesos de Acreditación del Profesorado y en los Sexenios

Hoy compartimos con vosotras las principales conclusiones de la Conferencia de la directora de la ANECA, Mercedes Siles, «La responsabilidad social de la ANECA» en la “Jornada sobre Perspectiva de Género en los Procesos de Acreditación de Profesorado”, organizada por la Universidad de Málaga el 24 de noviembre de 2020.

Desde la ANECA hablan de una resolución en la que contemplan:

  • Sobre la acreditación del profesorado:

    Proponen que las comisiones tengan en cuenta la situación de aquellas personas que hayan tenido permisos por maternidad, cuando haya habido excedencia por el cuidado de hijos, por el cuidado de familiares en primer grado dependientes, por razón de violencia de género o por razones de violencia terrorista o cuando haya habido bajas por larga enfermedad. Significa que al evaluar los méritos de investigación y docencia de las personas solicitantes tendrán en cuenta estas situaciones de la siguiente manera:

        Para valorar la actividad docente se van a disminuir las exigencias de méritos relativos a los años de docencia y a las horas lectivas impartidas de manera proporcional a la duración de los períodos de permiso, excedencia o baja acreditada.

        En la valoración de la actividad investigadora, siempre que se valoren méritos enmarcados en un determinado período,  se va a aplicar una ampliación de dicho período de evaluación por tiempo idéntico al de las referidas situación de permiso, excedencia o baja.

    Las comisiones y comités también van a tener en cuenta y valorarán las situaciones especiales que afecten a criterios de evaluación de difícil cumplimiento para personas con discapacidad.

  • Sobre la evaluación de sexenios de investigación y transferencia

Sobre el sexenio de investigación van a hacer una revisión de criterios para aplicar cuestiones de género, de paridad y de equidad.

Sobre el sexenio de transferencia han hecho un análisis de todos los criterios para objetivarlos al máximo posible para que aparezca la perspectiva de género ya que en el proyecto piloto ha habido una gran diferencia entre la tasa de éxito de hombres y mujeres.

Lo que dice la resolución de la ANECA respecto a los sexenios en general es que “quienes lo justifiquen adecuadamente y se encuentren en las situaciones especiales de permiso por maternidad, excedencia por cuidado de hijos, cuidado de familiares en primer grado, violencia de género o violencia terrorista, bajas por larga enfermedad o excedencia temporal para incorporarse a otros agentes de investigación, podrán solicitar la evaluación del sexenio (aunque no hayan ejercido su labor en una universidad o centros de investigación) para que se pueda evaluar toda la investigación o transferencia que se haya hecho a lo largo de estos períodos”.

Además, “a efectos del cómputo de los sexenios para la evaluación de la actividad, todas las personas en algunas de las situaciones específicas anteriormente mencionadas podrán prorrogar el último sexenio vivo un año por cada permiso , excedencia o baja que hayan pedido. La prórroga será de aplicación al último sexenio vivo y los permisos deberán hacer tenido lugar en los períodos que se establecerán en cada convocatoria”.

Con respecto a los criterios del sexenio de transferencia  se han quedado en 8 criterios muy claros. No solo se va a puntuar ser investigador principal, sino que se va a puntuar pertenecer a ese proyecto, siempre y cuando se justifique la actividad. De esos 8 criterios hay dos que destacan en este asunto:

    El criterio segundo es “participación en convenios, contratos y ayudas que tengan por objeto el desarrollo de proyectos  con valor social o cultural” que son los más buscado por las mujeres. Aquí se van a considerar aportaciones que incluyan como objetivos el desarrollo sostenible, la redistribución de la riqueza, , la cohesión social, la corresponsabilidad,  el cuidado de la diversidad, la inclusión, la lucha contra la violencia de género,  la igualdad, la cooperación al desarrollo , la responsabilidad social y la cultura.

    El criterio quinto es “participación en proyectos en régimen de concurrencia competitiva para la realización de actividades en el ámbito del fomento de la cultura científica, tecnológica y de la innovación”. Aquí se va a tener en cuenta la brecha de género, el I+D+i, todos los proyectos destinados al fomento de la corrección de la brecha de género  en materia de I+D+i. Se trata de acciones concretas dirigidas a mujeres y personas interesadas  en las cuestiones de género.

¡Gracias al CSIF – Sector Nacional de Educación y a la Universidad Pública de Navarra por acercarnos estas conclusiones!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s