Abril 2022: Entrevista a Maite Flores Arias y Carmen Bao Varela

María Teresa Flores Arias es profesora Titular del Departamento de Física Aplicada de la Universidade de Santiago de Compostela (USC). Es doctora en Física por la USC. Actualmente es coordinadora de la instalación singular L2A2 (Laboratorio Láser para Aceleración y otras Aplicaciones). Ha publicado más de 150 artículos en revistas indexadas en JCR. Ha presentado más de 170 comunicaciones en conferencias nacionales e internacionales (20 de ellas por invitación). Cuenta con 2 patentes y es co-fundadora de la empresa BFlow S.L. Es revisora de revistas de su especialidad indexadas en el JCR. Es miembro de la Comisión de Evaluación de la Calidad de la Junta de Andalucía y de la Comisión de Evaluación de la Calidad del Sistema Universitario de Galicia (ACSUG). Es miembro de los comités científicos de 20 congresos internacionales y 6 nacionales. Organizó 4 escuelas de verano (2 nacionales, 2 internacionales) y 4 congresos (2 nacional y 2 internacionales). Es miembro de varias agencias de evaluación de proyectos de investigación de calidad. Es miembro del comité de dirección de la Sociedad Europea de Óptica, siendo en la actualidad la secretaria de su comité ejecutivo. Fue reconocida en 2019 con el Premio de Transferencia de Tecnología en Galicia.

En su trayectoria profesional ha ocupado diversos cargos en comités científicos, a saber, Vicepresidenta y posteriormente Presidenta del Comité de Optoelectrónica de la Sociedad Española de Óptica, Vicepresidenta del Comité de Técnicas de Imagen de la Sociedad Española de Óptica, miembro de los comités de expertos de entidades nacionales, como la “Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación” (ACSUG), la “Agencia Estatal de Investigación” (AIE), la “Administración Nacional de Educación Pública” (ANEP), “Agència Valenciana d’Avaluació i Prospectiva” (AVAP) y la “Agencia Española de Certificación de la Innovación” (ACIE) entre otros. También forma parte de entidades internacionales de investigación como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (CONACYT) y el Centro Nacional de Ciencias de Polonia.

Carmen Bao Varela es Doctora en Ciencias Físicas por la Universidade de Santiago de Compostela. Inició su carrera docente en la Universidad Miguel Hernández para trasladarse posteriormente a la USC  en donde es Profesora Titular del Área de Óptica del Departamento de Física Aplicada de la misma Universidad desde el año 2003. En la actualidad, es miembro del grupo de investigación Photonics4life. Es coautora de más de 90 publicaciones indexadas en JCR, 8 capítulos de libro y del libro “Gradient-Index Optics: Fundamentals and Applications” publicado por Springer-Verlag en el año 2002. También es coautora de más de 120 comunicaciones en congresos nacionales e internacionales, 2 patentes y un modelo de utilidad. Ha dirigido o codirigido 4 Tesis Doctorales y más de 20 trabajos de alumnos (TFG, TFM, TiT).  

Ha participado tanto en el comité científico como en el comité organizador de congresos científicos nacionales e internacionales así como de diferentes Escuelas de Verano. Formó parte del panel de expertos del programa ACADEMIA (2012-2016) y colabora de forma asidua con la FECYT en el programa de los “Campus Científicos ”, con la AEI en tareas de evaluación de proyectos de diferentes programas, el National Science Center of Poland y con The Research Foundation of Flanders. Ocupó el cargo de Vicedecana de la Facultade de Óptica e Optometría de la USC durante 8 años coincidiendo con la implantación del Grado en Óptica y Optometría, ejerciendo de responsable de calidad del centro durante el diseño e implantación del Sistema de Garantía de Calidad del mismo y el primer proceso de renovación de la Acreditación del Grado. Fue Secretaria del Comité de Optoelectrónica de SEDOPTICA y en la actualidad es vocal del Comité de Enseñanza e Historia de la Óptica (CODEHO).

Carmen Bao (izquierda) y Maite Flores (derecha), investigadoras del grupo Photonics4Life de la Universidade de Santiago de Compostela.

¿Qué motivos os llevaron a querer dedicaros a la investigación y a la docencia y, en particular, a temas relacionados con la óptica?

Maite: La investigación siempre me resultó muy interesante cuando estaba estudiando la carrera. Resolver enigmas y dar respuesta a diferentes situaciones en el límite del conocimiento era algo que toda la promoción aspiraba a poder hacer. La óptica se cruzó en mi camino, me propusieron trabajar en Óptica de Fourier, y me encantó ver cómo aquellos cálculos de hojas y hojas, coincidían con lo que se obtenía haciendo el experimento. 

Carmen: Desde muy pequeña tuve vocación docente, supongo que me viene de familia, mi padre era Profesor de Universidad, mis abuelos maternos y dos de mis tías eran maestras. La faceta investigadora apareció en la etapa de estudiante en la universidad después de cursar las asignaturas de Óptica que teníamos en mi plan de estudios, en particular tras un arduo trabajo sobre sensores ópticos. 

Contadnos algo sobre alguno de vuestros proyectos de investigación actuales. Si tuvieseis que destacar algo de lo que habéis hecho a lo largo de toda vuestra carrera, ¿con qué os quedaríais?

Maite: En estos momentos tenemos diferentes proyectos de investigación en temáticas muy distinta. A lo largo de los años, hemos visto que el láser es una herramienta que se puede utilizar en muchos campos, y nos encontramos en estos momentos con proyectos en curso bien diferentes. 

Si me quedo con algo de la carrera…lo que he aprendido en gestión de investigación, saber que es tan importante el saber trabajar integrado en un grupo como el ser un cerebro brillante. Evidentemente ambas cosas son necesarias. Si echo la vista atrás sólo veo buenos momentos.

Carmen: Participamos en propuestas de proyectos y proyectos financiados de campos muy diferentes, desde aplicaciones biomédicas hasta diseño de componentes ópticos para láseres de alta potencia. También colaboramos de forma habitual con empresas en proyectos de investigación de diferentes ámbitos. No sabría destacar nada en particular de mi carrera, me quedo con la experiencia acumulada y con el conocimiento adquirido a través de las colaboraciones multidisciplinares que tenemos. Como resumen puedo decir que estoy satisfecha con todo lo que he conseguido gracias a mi trabajo y esfuerzo. También hay que decir que en este mundo de la investigación, como en todos los trabajos, te vas a encontrar con todo tipo de gente y, por fortuna, ambas nos hemos encontrado con más gente buena que mala que nos ha ayudado y apoyado en momentos difíciles.

¿Qué opináis de la situación actual de la óptica y la fotónica en España? ¿Pensáis que los recursos disponibles son suficientes para realizar investigación de calidad?

Maite: En España hay grupos de Óptica y Fotónica muy buenos, somos pocos y todos nos conocemos, y eso es una ventaja porque hay en general muy buena relación. Los medios…escasos, sin duda. No tiene explicación que haya españoles por todo el mundo en laboratorios buenos con resultados excelentes y cuando los traemos de vuelta a España, pasen más tiempo solicitando financiación y preocupados por el pan de cada día, que por investigar.

Carmen: No tengo mucho más que añadir a lo que ha dicho Maite. Es muy triste ver como se nos escapa el talento, no solo en óptica, hacia otros países. Necesitamos que de una vez por todas se diseñe y se financie una carrera investigadora digna. No tiene sentido que se creen programas para financiar investigadores durante 3 o 4 años si luego no se le da continuidad.   

Las dos participáis activamente en acciones de divulgación, algunas dirigidas a fomentar las vocaciones científicas en niñas y jóvenes. ¿Podéis hablarnos un poco sobre alguna de estas iniciativas? ¿Por qué consideráis importante fomentar las vocaciones científicas en los y las más jóvenes?

Maite: El hacer llegar la ciencia a los jóvenes es fundamental, que la sociedad se vaya creyendo la importancia de la investigación, eso llevará años. La polémica de si las mujeres no están bien representadas es algo a resolver poco a poco. Por algún motivo es cierto que en algunas carreras y profesiones hay más hombres que mujeres, no creo que haya una respuesta sencilla a este problema, pero sí que es cierto que visibilizar nuestro trabajo, es bueno para que nadie se quede atrás porque piense que por ser una mujer no lo puede conseguir.

Carmen: A las dos nos gusta participar en este tipo de actividades. A mí particularmente me  encantan las actividades con los más pequeños. Intentar inculcar en la sociedad la importancia de la ciencia como motor de desarrollo para todos es crucial y tenemos que empezar desde abajo, desde que empiezan en el colegio. Esta pandemia que estamos viviendo nos ha ayudado a visibilizar la importancia de la ciencia y  la necesidad de financiar más y mejor la investigación. 

La conciliación de la vida familiar y laboral muchas veces no es una tarea sencilla ¿Cómo ha sido en vuestro caso, habéis encontrado dificultades para conciliar? ¿Cuáles pensáis que son las medidas de conciliación más efectivas?

Maite: Jajajaja, conciliar….esa palabra con el significado que tiene en el diccionario no la he podido emplear muchas veces. A día de hoy, creo que en España es algo que se pone porque sino queda mal, pero nadie se lo cree. En mi caso no ha sido fácil, dejé a mi hija con seis meses para irme de postdoc… La conciliación será efectiva cuando los hombres empiecen a pensar que su tiempo de baja va a ser un no parar, y no piensen que se van a aburrir…

Carmen:  Claro que he tenido dificultades para conciliar, no creo que haya ninguna mujer en España que no haya tenido problemas. Hace años si te coincidía la baja por maternidad con las vacaciones pues te quedabas sin vacaciones y listo, pasaban cosas así. Yo tuve y tengo la suerte de que tanto mi familia como la de mi marido nos han ayudado siempre con los niños. Sin ellos habría sido imposible “compatibilizar”. Afortunadamente las cosas van cambiando, lentamente pero van cambiando. Creo que desde que yo empecé la tesis hasta ahora las cosas han mejorado, al menos en la USC hay un plan de conciliación, mejorable sin ninguna duda, pero lo hay.

Habéis hecho también transferencia de vuestros resultados de investigación, ¿podéis hablarnos de vuestra experiencia en este ámbito?

Maite: La transferencia es algo que está de moda y que se nos valora mucho ahora. Yo creo que un investigador no puede hacerlo todo, es difícil y hacerlo bien resta mucho tiempo a las demás tareas. En mi caso, recientemente (en pleno confinamiento en realidad) fundamos una empresa de base tecnológica. Esto supuso un trabajo inmensurable, porque no es sólo firmar un papel, después hay que seguir empujando y dedicando esfuerzo, y el día tiene 24 horas y se necesita dormir, a veces. Eso sí, con ya dos años de recorrido, ver que cerca de ti, has podido dar empleo a varias personas y conseguir que tu “ciencia” no sean sólo artículos de alto índice de impacto, sino también ideas materializadas de la que puede vivir gente, es satisfactorio.

Carmen: Yo creo que la Universidad tiene que servir también de motor económico para la región en la que está y puede hacerlo de muchas formas diferentes. Yo no he creado una EBT pero he participado en proyectos en los que o se han generado nuevos productos que están actualmente en el mercado o se han mejorado procesos de fabricación, así que también hemos puesto nuestro granito de arena en la mejora del tejido empresarial. Lo mejor de estos proyectos de colaboración es poder conocer el funcionamiento real de la empresas, un mundo completamente diferente al nuestro. De todas formas, coincido plenamente con Maite en que un profesor universitario no puede hacerlo todo, dar clase (pero bien, preparándolas), investigar, ocupar algún cargo académico de relevancia,  hacer transferencia y además de todo eso “Conciliar” la vida laboral y familiar y lo más importante no morir en el intento. Todo muy fácil.

Anuncio publicitario