Agosto 2020: Entrevista a Ana Isabel Gómez Varela

Ana I. Gómez Varela es Licenciada en Física con la especialidad en Optoelectrónica y doctora en Fotónica y Tecnologías del Láser por la Universidad de Santiago de Compostela (USC). Actualmente forma parte del grupo de investigación Photonics4Life de la USC. En su tesis doctoral se dedicó a explorar el uso de materiales ópticos activos de GRadiente de ÍNdice (GRIN) para el conformado de haces láser. Realizó una estancia posdoctoral en el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología en Braga, Portugal, estando su investigación centrada en el diseño y aplicaciones de una nueva plataforma combinada de microscopía de súper-resolución de iluminación estructurada (SR-SIM) y mapeo cuantitativo de propiedades mecánicas a escala nanométrica mediante microscopía de fuerzas atómicas (QI-AFM) para, por ejemplo, estudios dinámicos del transporte intracelular. Otras líneas de investigación en las que está participando incluyen la caracterización de muestras biológicas con espectroscopía de correlación de fluorescencia (FCS), así como el diseño y fabricación de dispositivos microfluídicos con láser.

Ha sido presidenta y vicepresidenta de los grupos USC-OSA Student Chapter y USC-EPS Young Minds Sections, centrados en la realización de actividades de divulgación en Óptica y en Física, y actualmente es editora asociada de la revista Óptica Pura y Aplicada. Algunos de sus intereses incluyen también el desarrollo de aplicaciones virtuales para estudiantes de secundaria y de universidad

AnaIsabelGomez

Cuéntanos brevemente de qué va tu investigación.

Mi investigación actual está centrada en el diseño de nuevos sistemas de microscopía para el estudio de muestras biológicas. En particular, en mi grupo hemos estado trabajando en la combinación de un microscopio óptico con un microscopio de fuerzas atómicas (AFM), un tipo de microscopio de barrido por sonda basado en la interacción local entre una punta muy fina y la superficie de una muestra. El microscopio óptico utilizado en este caso es un microscopio de súper-resolución de iluminación estructurada (SR-SIM) que se basa en la proyección de diferentes patrones sobre una muestra y registro de una imagen para cada uno de dichos patrones, a partir de las cuales se obtiene la imagen final aplicando un algoritmo de reconstrucción avanzado. Con este instrumento se puede “romper” el límite de difracción y prácticamente doblar la resolución de los microscopios convencionales. Combinar diferentes tipos de microscopios es algo cada día más habitual e interesante, ya que nos permite obtener información complementaria sobre una muestra, algo que no sería posible usando un único sistema. La combinación AFM y SR-SIM es especialmente interesante porque permite que ambos sean operados de forma simultánea, lo cual muchas veces es complejo o prácticamente imposible de conseguir con otras técnicas de súper-resolución.

También he estado trabajando en el uso de la técnica conocida como espectroscopía de correlación de fluorescencia (FCS) aplicada a la caracterización de sistemas liposoma/ADN (lipoplejos), importantes por sus aplicaciones como vectores no víricos usados en transfección celular. Asimismo, otro de los proyectos en los que estoy involucrada ahora mismo está relacionado con el diseño y la fabricación mediante láser de sistemas de microfluídica para aplicaciones biológicas.

¿Qué te llevó a interesarte por la física? ¿Cómo te interesaste por la investigación? ¿Ha habido alguna persona determinante para ello, o al contrario que haya intentado desanimarte?

Yo diría que la ciencia me ha interesado desde siempre y esto se lo debo principalmente a mi madre. Ella es bióloga y en mi casa desde pequeñas nos inculcaron el amor a la ciencia. Siempre me ha asombrado su capacidad para aprender cosas nuevas y su curiosidad constante. Hizo la tesis cuando yo aún estaba en el instituto con un gran esfuerzo para conciliar y creo que eso ha sido algo fundamental en la dirección laboral que finalmente tomé una vez acabada la carrera. Lo de dedicarme a la Física fue algo que decidí el año antes de empezar la carrera, no es algo que siempre hubiera tenido claro pero ese año disfruté mucho con las clases y creo que eso despertó mi curiosidad y ganas de saber en ese campo.

En cuanto a la investigación, siempre me he sentido animada a continuar en ella tanto por mi entorno familiar como por los compañeros con los que he ido coincidiendo a lo largo de las diferentes etapas de la carrera científica. Diría que empecé a valorar dedicarme a la investigación mientras realizaba el Máster en Fotónica y Tecnologías del Láser en la USC. Disfruté mucho de las asignaturas del máster y al acabar el curso surgió la oportunidad de incorporarme a un proyecto en uno de los grupos de investigación, donde pude ver de cerca en qué consistía realmente su trabajo. En dicho grupo encontraría a dos de las que son mis referentes femeninas en investigación y con las que me he formado en mi carrera científica.

¿Te costó mucho encontrar financiación para realizar tu tesis? ¿Crees que la situación mejora o empeora?

Tuve mucha suerte y no me costó especialmente encontrar financiación para realizar mi tesis, comencé primero como contratada aun proyecto de investigación y luego me concedieron una beca de Formación de Profesorado Universitario (FPU).

Sin embargo creo que la situación para quienes quieren dedicarse a la investigación es cada vez más difícil. En mi opinión, la falta de financiación y las dificultades existentes a la hora de conseguir una cierta estabilidad laboral a medio e incluso largo plazo hacen que se pierda un número importante de vocaciones científicas. El número de contratos y ayudas para realizar una tesis doctoral es insuficiente para cubrir la demanda de estudiantes con interés en comenzar una carrera investigadora.

Tu etapa postdoctoral te llevó a Portugal, ¿has visto una forma diferente a cómo se hace investigación en España?

En el entorno que yo me he movido y con los grupos de investigación con los que he tenido la oportunidad de colaborar, diría que la forma de investigar es parecida a la que conozco en España. Son muy serios, competitivos y con grandes ideas, pero también se enfrentan continuamente a la falta de financiación y exceso de burocracia.

Esa etapa postdoctoral también te llevó a una conciliación familiar un poco complicada, ¿podrías contarnos un poco cómo tomaste esa decisión y como lo vivisteis? ¿Qué medidas propondrías para mejorar la conciliación?

Cuando acabé la tesis sentía que tenía que tomar una decisión sobre si seguir apostando por la investigación o no. De hecho, unos meses después tuve una oportunidad laboral que acepté y que en principio podía suponer una vía hacia una cierta estabilidad laboral. Pero durante ese período me concedieron una ayuda para realizar una estancia posdoctoral fuera de España y decidí aceptarla. Tuve muchas dudas a la hora de hacerlo y si no hubiera sido por el apoyo de mi pareja y familia seguramente habría acabado rechazándola. En ese momento nuestra hija estaba a punto de cumplir dos años e irme suponía que o su padre o yo dejaríamos de estar a diario con ella durante al menos dos años. Finalmente se vino conmigo porque tenía guardería en el propio centro de investigación y la conciliación era mucho más fácil. Mi segundo embarazo también lo viví durante esta etapa y hubo momentos en los que fue duro, siempre tenía una sensación constante de culpabilidad y de no poder atender bien ni al trabajo ni a mis hijas. No puedo negar que la idea de abandonar me pasó varias veces por la cabeza pero siempre he recibido un apoyo constante por parte de mi pareja y familia para seguir peleando por lo que me gusta. ¡Y además soy testaruda! 😉

Está claro que conciliar no es fácil y supongo que no hay solución perfecta, pero creo que hay muchas cosas que se pueden hacer para facilitar la conciliación entre vida personal y laboral. Es evidente que es necesario que la sociedad haga un esfuerzo para desarrollar más recursos y estructuras dedicados a los cuidados de personas dependientes. Entre ellas destacaría la ampliación de permisos, flexibilidad horaria y teletrabajo (regulado) cuando sea posible y permisos de gestación de maternidad y paternidad, entre otros. Asimismo, creo que es importante que los espacios de trabajo sufran modificaciones y que cuenten con, por ejemplo, salas de lactancia y guarderías.

¿Qué me dices de los otros problemas asociados a sesgos de género y precariedad laboral? ¿cuáles serían, en tu opinión, las medidas más eficaces para solucionar este claro desequilibrio?

Creo que las políticas de igualdad juegan un papel importantísimo en la lucha contra los sesgos de género en el ámbito laboral. Por ejemplo, considero importante que las convocatorias y sistemas de evaluación incorporen medidas que eviten que la maternidad y paternidad penalicen a las investigadoras e investigadores, así como que se garantice la igualdad de oportunidades. Es preocupante también que siga habiendo una diferencia salarial entre hombres y mujeres que ocupan el mismo puesto de trabajo. En este caso, creo que la flexibilidad horaria para cuidadores y publicación de tablas salariales por sexo puede influir positivamente.

Es importante que sigamos visibilizando esta problemática y trabajar para eliminar ciertas actitudes que tenemos tan interiorizadas como que sea normal seguir trabajando durante un permiso de maternidad o renunciar a nuestra vida personal para mantener el nivel de competitividad frente a otros compañeros y compañeras.

¿Has sido testigo de algún tipo de discriminación o diferencia en el trato que se le da a hombres y mujeres que ocupan un cargo similar? ¿Tienes la sensación de haber tenido que trabajar más que tus compañeros para lograr un reconocimiento similar?

Tanto durante mi etapa predoctoral como en la posdoctoral, no he tenido la sensación de haber sufrido discriminación en cuanto a mis compañeros pero sí que he sido testigo de cómo el número de mujeres se iba reduciendo a medida que avanzaba en la carrera investigadora y cómo los hombres superaban ampliamente a las mujeres en los puestos de más responsabilidad (investigadores principales, jefes de grupo, etc.). Personalmente, diría que uno de los momentos en lo que más discriminación sentí fue durante la realización de la carrera de Física. Durante años mis compañeras y yo escuchamos muchos comentarios sexistas y bromas que no nos hacían sentir precisamente bien, tanto por parte de hombres como de otras mujeres. Puede parecer algo poco importante pero la verdad es que eran comentarios habituales referidos principalmente al aspecto de las mujeres en Física y a que no éramos buenas en campos como ese. Sinceramente, creo que nunca entendieron por qué aquellas “bromas” eran molestas para nosotras y eso es algo que tiene que cambiar en la sociedad. Por ello son tan importantes las iniciativas actuales para visibilizar a las mujeres, tanto a aquellas que se dedican profesionalmente a la ciencia como en otros campos, y para eliminar ese techo de cristal que tanto cuesta romper.

En base a tu experiencia, ¿Qué consejo le darías a una joven que busca iniciarse en una carrera investigadora?

A una joven que quiera dedicarse a la investigación le diría que es un mundo muy gratificante pero también complejo y en el que lo más probable es que se tenga que enfrentar a numerosos desafíos, algunos de ellos estrictamente científicos y otros como la búsqueda continua de financiación y la falta de estabilidad laboral, al menos tal y como está planteado el sistema que actualmente conocemos.

Le diría que es fundamental elegir bien el grupo donde va a hacer la tesis doctoral y en el que primaría que fuera un grupo con buena capacidad investigadora y captación de recursos, pero también un grupo en el que se valore principalmente a las personas y en el que estén dispuestos a guiarla durante los inicios de la carrera investigadora. Y, por supuesto, que valore bien la temática de investigación a la que le gustaría dedicarse.

También le diría que lo importante es dedicarse a lo que le gusta, está claro que no siempre es posible y luego cada una tiene sus propias circunstancias, pero que te guste tu trabajo es lo que va a hacer que, a pesar de las dificultades y decepciones a lo largo del camino, sigas adelante peleando por aquello en lo que crees.

 

Anuncio publicitario