Entrevista a María Luisa Calvo y María Josefa Yzuel


Profesoras María Josefa Yzuel (+BIO) &  María Luisa Calvo (+BIO)

Hoy estrenamos la Sección “Conoce a las investigadoras” del Área de Mujer, Óptica y Fotónica de la Sociedad Española de Óptica (SEDOPTICA) con el objetivo de mostrar la labor investigadora en Óptica y Fotónica llevada a cabo por investigadoras de todos los niveles. Comenzamos con una entrevista a dúo con las Profesoras María Josefa Yzuel y María Luisa Calvo.  

Entrevista realizada por María Viñas.

¿Cuándo decidisteis que queríais ser científicas? ¿Os planteasteis abandonar la carrera científica en algún momento?

MJY: Al acabar el bachillerato y hacer el curso preuniversitario, me planteé estudiar una carrera de ciencias. Me gustaban las Matemáticas y mis opciones eran Matemáticas o Física. Tuve siempre el apoyo de mi familia y la orientación de una profesora de Matemáticas. Entonces, en la Universidad de Zaragoza se podía empezar con dos cursos comunes a estas licenciaturas: Matemáticas y Física. Después de este periodo común me incliné por la Física, por estar cerca de la resolución de problemas de la naturaleza y del universo. Para el doctorado elegí Óptica y desde entonces ya opté por continuar con mi profesión científica. Tras catorce meses en el Reino Unido haciendo un postdoctorado volví a la Universidad de Zaragoza y allí comenzó mi carrera como profesora universitaria. Siempre me ha gustado la posibilidad de investigar y enseñar y he disfrutado mucho trabajando con jóvenes, dirigiendo sus tesis doctorales. No me he planteado en ningún momento dejar la carrera científica.

MLC: Desde pequeña siempre me gustaron mucho las Ciencias Naturales y la observación de la naturaleza. Cuando tenía doce años mi padre me regaló el libro: Los cazadores de microbios, del holandés Paul de Kruiff. Era un libro muy bonito donde aparecía por primera vez para mí, la existencia del mundo microscópico, y desde entonces he seguido con ese interés por la microscopía. Inicialmente pensé en estudiar biología pero también me gustaban la Física y las matemáticas y, por ello, me decidí por la licenciatura en Físicas. Nunca desde que empecé a estudiar en la universidad me planteé dejar esa carrera sino que tenía un gran interés en llegar a aprender mas, a investigar en temas que tuvieran conexión con la microscopía, la luz,  la Óptica, la estructura de los materiales, aunque ciertamente cuando se empieza no se tiene una visión clara de cómo es realmente el mundo de la ciencia. A ello llegué de forma paulatina como creo que les habrá pasado a otros muchos colegas cuando se iniciaron en la investigación.

¿Qué cosas han mejorado y cuáles no desde vuestra época como jóvenes investigadoras hasta ahora?

MJY: En Física, hace 40 o 50 años había más desarrollo en investigación teórica que en experimental, ya que, con poca financiación, era más fácil desarrollar investigación teórica, y era muy difícil encontrar laboratorios experimentales, aunque, en mi caso, hice la tesis con un trabajo experimental. Ahora, en las universidades, en el CSIC y en institutos de investigación hay laboratorios que pueden compararse con cualquiera a nivel internacional. Ha habido un salto muy grande en el nivel y la calidad de la investigación pero desde hace dos o tres años hay un problema, la financiación. En ciencia es un asunto muy delicado porque si no se avanza, no sólo no se mejora sino que se amplía la distancia, porque el resto sigue progresando. Además los jóvenes, en este momento, no tienen tantas oportunidades para poder incorporarse a los grupos de investigación.

MLC: Cuando terminé la carrera en España, y más concretamente en Madrid no había muchas posibilidades de entrar en un laboratorio de investigación ni de iniciar una carrera investigadora. Las becas eran escasas al igual que las infraestructuras tanto en la universidad como en los centros de investigación. Me fuí a París como becaria del gobierno francés y entré en el Laboratorio de Vidrios del CNRS donde inicié una tesis de universidad a la vez que asistía al curso de tercer ciclo sobre coherencia Óptica en la Universidad de Paris, en Orsay.  En París estuve casi cuatro años y fue una etapa muy importante para mi formación. Ciertamente, ahora no existen esas dificultades, las infraestructuras han crecido enormemente al igual que los laboratorios de investigación tanto en la universidad como en las instituciones científicas. Y los jóvenes investigadores tienen más posibilidades de formarse en España, si bien, ya sabemos que en los últimos años con la crisis económica, muchos también han tenido que buscar becas en el extranjero como me pasó a mí muchos años antes. Lo que puede parecer que sigue igual es la falta de interés social por la ciencia en nuestro país. A pesar de los enormes progresos y del alto nivel que tienen los científicos en muchas ramas de la ciencia, no sólo en Física y en Óptica, sino en general, en campos muy diversos como la biomedicina, la bioquímica y otros muchos, es muy difícil conseguir que los logros y los avances se vean reflejados en los medios. Ello hace que los jóvenes que se dedican al mundo de la ciencia a veces se vean algo marginados o que, en muchos momentos, haya una gran falta de comprensión y de interés por parte de los sectores económicos y políticos. De todas formas, soy optimista sobre estos aspectos ya que creo que la gente joven ahora tiene claro que tiene que manifestar abiertamente su interés y sus resultados en su trabajo en ámbitos muy diversos. Creo que la explosión de las redes sociales, en cierta medida, también produce una mayor visibilidad aunque todavía es mucho lo que hay que hacer para que la sociedad tenga un mínimo de reconocimiento por el trabajo de los científicos.

¿Cómo veis la situación de la investigación en Óptica en España? ¿Cuál ha sido el impacto de los recortes en Ciencia en estos últimos años?

MJY: La formación que reciben los jóvenes es muy sólida y los avances nos han puesto al nivel de cualquier país con una ciencia desarrollada. El peligro está en que esa progresión no ha continuado debido a los recortes. En la conferencia que preparé para la celebración del 50 aniversario de SEDOPTICA presenté una gráfica sobre el ritmo de publicaciones científicas de investigadores españoles. Esta gráfica tenía una curva ascendente hasta que llegó la crisis y desde entonces es plana. (Nota: podrán verse las transparencias de esta conferencia en la página web de SEDOPTICA). Mi interpretación es que se mantiene plana porque los grupos aún viven de las subvenciones anteriores y por el tesón y voluntad de los investigadores. Si no se corrigen los recortes, esa curva descenderá en los años próximos. Creo que es cuestión de dinero en la subvención de proyectos y en la concesión de becas a los nuevos investigadores. Otro punto importante es que los jóvenes investigadores no encuentran posibilidad de quedarse en laboratorios o centros españoles. El elevado nivel de la Óptica en España queda reflejado en el número de premios científicos nacionales e internacionales que han recaído en ópticos españoles.

MLC: La Óptica en España ha avanzado muchísimo en estas últimas decádas. La comunidad de investigadores en Óptica y Fotónica ha crecido sustancial­mente y tenemos una alta proyección y prestigio internacional. Se hacen trabajos de mucha calidad tanto en el área teórica como experimental. Hay grupos trabajando en temáticas muy diversas en Óptica, Fotónica, visión, láseres, biofotónica, ciencia básica y aplicada, por dar algunos ejemplos y no extenderme mucho. También han crecido los centros y los laboratorios asociados y todo ello ha producido un gran número de resultados que se pueden ver publicados en las revistas de mayor impacto del área. También ha crecido la conexión con la industria y la creación, por ejemplo, de empresas spin-off que están dando una proyección importante de tecnologías nacionales. En esos aspectos podemos estar contentos de los resultados obtenidos y siempre, hay que comentarlo, como resultado de un gran esfuerzo y dedicación.

Ya ha quedado demostrado, no sólo en España sino en el entorno económico mundial, que la crisis económica ha causado grandes problemas en muchos sectores como en el sector académico, en el mundo de la educación, en las instituciones científicas de nuestro país y en el mundo empresarial conectado con la investigación científica y la tecnología. Las dificultades no se han hecho esperar, ya que ha habido en los últimos años un recorte en inversión pública notoriamente importante. Los que nos dedicamos a la investigación, en este caso concreto en Óptica y Fotónica, sabemos que hace falta una inversión continuada y sostenida que permita a los laboratorios y a los grupos de investigación mantener su ritmo de producción, ofertas de trabajo a jóvenes investigadores y, en definitiva, una mejora clara en la calidad de las actividades investigadoras. Hay que decir que pese a los recortes y dificultades la comunidad científica ha salido adelante y se ha seguido con un ritmo de producción científica importante y de calidad, lo cual indica el nivel profesional de nuestro sector. Si bien, esto no puede quedar en una mero ejemplo de calidad humana sino que es necesario seguir empujando para que los gobiernos actúen con una clara intención de invertir mucho más en ciencia.

¿Qué puede la Óptica española aprender de otros países? ¿Y qué creeis que tiene que ofrecer? ¿Creéis que la Ciencia española estará alguna vez a nivel de inversión estatal equivalente a otros países europeos?

MJY: Como he dicho anteriormente, la investigación en Óptica en España está a un nivel muy bueno y hay algunas ramas de la Óptica que tienen un nivel excelente. Sin embargo el desarrollo de la industria en Óptica y en Fotónica es menor al experimentado en otros países avanzados. Falta más fluidez en el transvase de avances científicos de los laboratorios a la industria. La existencia de plataformas como SECPhO y Fotónica 21 que agrupan pequeñas y medianas empresas ayuda al desarrollo de las mismas. De momento no parece que ni la inversión estatal ni la privada en investigación y desarrollo en España se acerque, en un futuro próximo, a la de los países europeos más desarrollados.

MLC: Los grupos de investigación en Óptica y Fotónica en nuestro país están en condiciones de investigar a un nivel altamente competitivo y de desarrollar tecnologías propias. Ello indica que con políticas efectivas se podría conseguir una situación muy mejorable con ofertas tecnologicas que sean transferibles a otros paises. Esta ha sido, en general, la orientación que se ha dado a la investigación científica en los paises de mayor desarrollo industrial. Está ampliamente demostrado que los paises que invierten en tecnologías propias mejoran su PIB.

Actualmente, y tal  como indican los índices económicos anuales y las estadísticas, por ejemplo, de la Unión Europea, España está a la cola en inversión para la ciencia. Los índices son escandalosamente bajos. En el último año la inversión ha crecido por encima de los índices de hace seis años que, de todas formas, eran susceptibles de incrementos sustanciales. En 2018 la inversión ha sido del 1,2% del PIB frente al 1,19% del año anterior. Para tener una idea, en el 2008, año de comienzo de la crisis económica, el desembolso para investigación en España representaba el 1,32% del PIB y logró marcar la menor distancia con respecto a la media de la Unión Europea. Por lo tanto, es mucho todavía el esfuerzo a realizar y la mejora a todos los niveles incluida también la inversión en educación. El objetivo para el 2020 sería llegar al menos a un 2% del PIB, algo que creo, no será fácil de conseguir. Como dato comparativo, solo ya en 2015, la inversión en I+D en Alemania fue del 2,88% del PIB.

¿Cómo crees que se puede ayudar a  “revertir” el éxodo científico?

MJY: Creo que tiene que ver con políticas que tomen en serio la ciencia y la ingeniería. ¿Valora la sociedad tanto la investigación y el desarrollo tecnológico como para considerar que este éxodo de jóvenes científicos muy preparados sea un problema? Cuanto más preparada este la sociedad para apreciar el valor de la ciencia en el desarrollo de un país, más se transferirá a los políticos esta inquietud.

MLC: Como profesora en la universidad y en una facultad de ciencias Físicas he vivido de forma muy directa el problema de la falta de oportunidades para los jóvenes investigadores en España, sobretodo en estos últimos años. Podemos decir que, en general, nuestros alumnos tienen una buena formación académica y pueden desarrollar trabajos y actividades de calidad y tener la capacidad de tomar iniciativas. Son evidentemente los futuros científicos de nuestro país. Sin embargo, mi experiencia ha sido el ver como muchos de los mejores alumnos han decidido irse fuera mediante becas y ayudas, la mayor parte de las veces con becas y ayudas económicas de otros paises. Muchos además todavía siguen fuera de España después de varios años, y aunque tengan una intención de volver e incorporarse a centros españoles, estas incorporaciones se están retrasando, en muchos casos por las dificultades en conseguir, al menos, una situación profesional equiparable a la que se está disfrutando. Esta sangria generacional tienen que acabar y ello solo se puede conseguir mediante programas de inserción que permitan al menos unos cinco, o mas, años de estabilidad en su regreso, tanto en predoctorales como postdoctorales. Sabemos que no es lo que está ocurriendo y por tanto, el futuro no se prevé muy prometedor si no se cambian de forma drástica las politicas de inversión en I+D y en educación. En diciembre de 2018 se anunció una inversión de 100 millones de euros para incorporación de investigadores en el extranjero. La mayor parte de esta inversión se dirigirá a los programas Ramón y Cajal. Desconozco cual es el estado actual de este proyecto dado que a fecha de enero de 2019 no están aprobados los PGE. De todas formas el ministro Pedro Duque ya dijo en su momento que  estos problemas no se pueden “arreglar a muy corto plazo”.

La discriminación de género en Ciencia siempre se asocia a la maternidad ¿creéis que es el principal factor o hay otros factores que afectan al desarrollo de la carrera científica de las investigadoras? ¿Qué medidas creéis que pueden ayudar a disminuir la brecha de género en ciencia y romper el techo de cristal?

MJY: La maternidad es un factor importante pero hay otros; en general el cuidado de las personas: niños y mayores, que recae más en las mujeres. Es difícil para mí, sin una preparación en sociología, analizar las causas. Creo que la discriminación de género existe en dos momentos cruciales: uno en la adolescencia, cuando tienen que ir pensando que carrera estudiar, al acabar el bachillerato. En ese momento hay una clasificación de estudios más propios para hombre y otros más propios para mujeres. Esto va cambiando poco a poco y podría mejorarse haciendo más visibles a las mujeres y al trabajo que hacemos en ciencias e ingenierías. Los medios podrían ayudar, eligiendo a mujeres para entrevistas, sacando noticias de resultados obtenidos por hombres y por mujeres. Hay otro momento crucial y es al acabar las carreras de ciencias e ingeniería o el doctorado y es cuando algunas abandonan su carrera como investigadoras por ser más difícil de combinar con su proyecto familiar. Esto es común con otras profesiones y aquí podría influir si perciben aislamiento y un clima discriminatorio en los laboratorios, incompatibilidad familia- ciencia, y sesgos inconscientes o conscientes a la hora de contratar o promocionar. Las medidas que se pueden aportar son en una educación en igualdad y con medidas sociales que apoyen a la mujer en el desarrollo de su profesión. Para romper el techo de cristal ayudaría la colaboración de hombres y mujeres.

MLC: No creo que la discriminación de género en ciencia esté exclusivamente asociada a la maternidad, aunque es cierto que constituye un factor que afecta a las carreras científicas de mujeres que han escogido la investigación y la docencia como profesión y a su vez han tenido que compatibilizar estas actividades con la crianza y la educación de sus hijos. Si bien, no es menos cierto que en otras profesiones se observa igualmente un factor de peso muy bajo en la presencia de mujeres en muchos sectores de carreras profesionales, como puede ser en el caso de la judicatura, la ingeniería y otras ramas técnicas. Sabemos que en sociedades que parten de modelos donde el rol de la mujer siempre ha estado ligado a su presencia contínua en la familia los cambios son siempre muy lentos. Además, este hecho va asociado a una invisibilidad de la mujer en el mundo profesional. En el s. XXI podemos esperar que haya una clara progresión pero los datos que se manejan actualmente indican que hay menos estudiantes mujeres que eligen estudiar ciencias e ingeniería. Los roles sociales están muy desdibujados y los medios de comunicación ayudan muy poco. Hay muy poca cultura científica en nuestro país, la tradición es que la información en los medios se dirija a otros sectores, y, por ello, el perfil de mujeres investigadoras parece tener poco interés mediático. Ello, sin duda, es un signo de que la cultura, en general, no está promocionada todo lo que haría falta. Las últimas estadísticas que se han hecho indican que en España hay, al menos, un 40% de la población que nunca lee libros. La situación de la mujer en el mundo de la ciencia en España ha mejorado, pero queda mucho camino por recorrer, sobretodo en lo que respecta a puestos de responsabilidad. Creo que la manera de abordar este problema de falta de presencia de mujeres en muchos sectores es hacerlo evidente en los medios sociales. Para ello, nosotras tenemos que tomar iniciativas, y me alegro mucho el que se haya creado este Área de Mujeres en Óptica y Fotónica en SEDOPTICA. En el campo de la Óptica es mucho lo que se puede hacer ya que es una disciplina con temas que pueden calar de forma mas inmediata en el interés de la gente joven. Nos toca movernos y seguir en esta línea. Es bueno abordar todos los medios posibles, por ejemplo, en nuestra actividad docente, investigadora, en los medios de comunicación, redes sociales, sociedades científicas y con nuestro propio trabajo personal que tiene que ser una proyección de nuestro nivel científico. Pero donde realmente se puede hacer una labor efectiva es en el entorno familiar y escolar, donde se eduque tanto a niñas como a niños en un plano de igualdad, y donde las niñas no se sientan presionadas e influenciadas por modelos que las pueden alejar de cualquier actividad intelectual.

La ceremonia de entrega de los Premios de Física RSEF-FBBVA 2015 reunió de nuevo a las Profesoras Yzuel y Calvo, junto con otros referentes de la Óptica y la Fotónica españolas como los Profesores Santiago Vallmitjana, Susana Marcos, Pablo Artal, Juan Campos, Ignacio Moreno, María del Mar Sánchez,ó Angel Lizana, entre otros.

Ya llevamos más de diez años aplicando políticas de igualdad, sin embargo esto no ha mejorado los datos en el número de mujeres accediendo a puestos de estabilización. ¿Qué está fallando? ¿Creéis que no han sido las medidas adecuadas? ¿Qué opináis sobre las políticas de cuotas?

MJY: Estoy de acuerdo con el planteamiento de esta pregunta y es importante tener una panorámica de qué ha pasado. Está siendo difícil, como decía anteriormente, para todos los científicos acceder a puestos estables y en épocas de crisis es aún peor para las mujeres. No me atrevo a decir que no son las medidas adecuadas, porque poco a poco se va consiguiendo legislación que favorece a las mujeres pero es importante que esas leyes calen en la sociedad y se apliquen. No estoy en contra de las políticas de cuotas, al menos hasta que se consiga la normalización.

MLC: No tengo muy claro que las políticas de cuotas ayuden a reparar la falta de mujeres en muchos sectores profesionales de nuestra sociedad. Puedo contar aquí una anécdota que ocurrió en Bruselas, cuando participaba en un panel para proyectos de investigación en la Unión Europea. En un momento dado alguien, una mujer, se levantó y dijo que en aquella sala había contabilizado muchas menos mujeres que hombres y que se tenía que aplicar al menos el 33% y que si no ella abandonaba el panel. Hubo momentos de bastante discusión. Y hubo también intervenciones interesantes como la de una panelista que dijo que ella se quería asegurar que estaba allí por sus conocimientos y por ser especialista en el área de lo que se discutía (Física y Química) y que esperaba que su presencia no se debería únicamente a ajustarse a una cuota. La forma de paliar la ausencia de mujeres en puestos de responsabilidad es que las políticas de ayuda al entorno de la mujer sean eficaces. Muchas veces se proponen programas que parecen muy avanzados pero luego no se cumplen. Por ello, a la escalada de las mujeres en la sociedad en su ámbito profesional no se le tiene que poner límites.

La ceremonia de entrega de los Premios de Física RSEF-FBBVA 2015 reunió a un gran elenco de investigadoras del ámbito de la Física, la Óptica y la Fotónica, entre las que se encontraban las Profesoras Carmen Carreras, Paloma Alcalá, María Josefa Yzuel (Medalla de Física 2014 de la RSEF y la Fundación BBVA), María Luisa Calvo, Margarita Chevalier, Pilar López Sancho y Susana Marcos (Premio de Física, Innovación y Tecnología 2015). (Fundación BBVA,  Palacio del Marqués de Salamanca, Madrid, 2015).

¿Qué aconsejaríais a las jóvenes investigadoras que se inician en la carrera científica?

MJY: Seguir en tu carrera y perseverar, teniendo confianza en ti misma y en lo que puedes hacer. No permitas que nadie te desanime. Al principio de tu carrera puede ayudar el conocer y hablar con alguien que trabaje en el campo que te interesa y que pueda orientarte. Es importante elegir el entrar en un buen grupo de trabajo y desarrollar las cualidades para trabajar bien en equipo, respetando a los compañeros de trabajo y valorando el trabajo bien hecho. No hay que preocuparse porque algo no se sabe, nadie sabe contestar a todas las preguntas que surgen; date tiempo e intenta trabajar y resolverlo. Es un buen momento para dedicarse a la Óptica y a la Fotónica. Hay muchas cosas en investigación y desarrollo por resolver y muchas más que irán apareciendo.

MLC: Mirando hacia atrás en retrospectiva, después de tanto años de actividad profesional creo que, al menos tal y como lo contemplo ahora, ha sido muy importante tener profesores y mentores con los cuales he podido trabajar con mucho entusiasmo y sabiendo que tenía la suerte de trabajar con científicos que tenían grandes conocimientos y que además, los sabían transmitir a sus pupilos. En ese sentido, hay que saber buscar las oportunidades para trabajar en temas y con profesores que nos puedan ayudar y tutorizar. Es muy difícil hacer una carrera como investigador en absoluto aislamiento, aunque la historia nos de algunos ejemplos muy excepcionales. Cuando se ha trabajado desde los comienzos con estas personas tan preparadas, a todos los niveles, se es consciente de la influencia que han dejado en nuestro modo de pensar, en nuestro modo de abordar nuevas líneas de investigación, entender también nuestras limitaciones. Entonces, la posibilidad de tener un mentor es clave para afrontar un futuro con más solidez y conocimientos de sus enseñanzas.

No es fácil dar consejos muy generales porque cada persona tiene sus propias circunstancias y cada una de nosotras ha intentado, en muchos momentos, salir adelante frente a las dificultades. La igualdad de género en la ciencia no está resuelta, aunque se hayan hecho muchos avances sociales nuestra sociedad sigue teniendo como modelo de científico a un hombre. Esto hace que cualquier iniciativa para hacer que esta situación cambie es muy digna de ser reconocida.

Como idea final sí que puedo animar a todas las jóvenes investigadoras a que nunca se paren y sigan siempre adelante con sus proyectos, aunque haya momentos de incertidumbre, si la ciencia es su verdadera vocación mi consejo es que tracen su propio camino y que su futuro sea como ellas lo han querido vislumbrar.

Anuncio publicitario