Febrero 2022: Entrevista a Patricia Martín

Graduada en física por la Universidad de Valladolid Máster en física de la atmósfera y clima además de obtener el máster habilitante de profesor de secundaria. Fui investigadora en prácticas en el centro de investigación PMOD/WRC en Davos, Suiza. A hora mismo trabajo como técnica de investigación en el Grupo de Óptica Atmosférica de la Universidad de Valladolid, ocupándome de tareas de calibración y mantenimiento. Fui a poner un ceilómetro y una cámara de todo cielo a La Palma, y el volcán decidió animarse. También he estado en la base Antártida de Marambio para realizar tareas de mantenimiento e intercambio de fotómetros. Soy miembro activo del grupo de divulgación Physics League desde el año 2014, he sido vicepresidenta de la asociación, y responsable del chapter estudiantil Young Minds de la EPS asociado a la misma.

Cuéntanos brevemente en qué consiste tu investigación y que es lo que más (y lo que menos) te gusta de ella.

Pertenezco al Grupo de Óptica Atmosférica de la Universidad de Valladolid, y en él realizo tareas sobre todo relacionadas con la calibración y mantenimiento de fotómetros. Estas tareas de investigación son realmente interesantes, ya no solo por su implicación física y su impacto en el ámbito científico, si no que gran parte del trabajo es manipulativo y tiene parte de laboratorio.

Por otra parte, al estar midiendo la radiancia solar, dependemos de que las condiciones meteorológicas sean óptimas, es decir, que haya sol y pocas o ninguna nube. Esto es algo que nosotros no podemos manejar, y depender de factores que no se pueden controlar, en ocasiones es frustrante.

¿Qué te motivó para estudiar una carrera científica? ¿Te encontraste con barreras en tu entorno?

Pues desde muy pequeña he querido estudiar las estrellas y el sistema solar. Mis padres me llevaron a un centro comercial y me pusieron a hacer el típico taller para niños donde recortamos los planetas y los pegamos en un sistema solar que nos pudimos llevar a casa. Desde entonces me despertó mucho la curiosidad por el universo, planetas, estrellas y otros elementos que podemos encontrar en él. Yo no sabía qué tenía qué carrera tenía que escoger para poder llegar a estudiar las estrellas, hasta que un día, estando en 3ºESO, mi primo me dijo que tenía que hacer física, especializándome después. Fue ahí cuando de verdad empecé a ser consciente de que quería una carrera científica.

Por otro lado, siempre me han gustado mucho las matemáticas, aunque me han costado mucho. De hecho, en 4ºESO, mi tutor y profesor de matemáticas me aconsejó dejarlas en bachillerato porque no creía que fuera a ser capaz de poder con ellas.

Cuando miraba a mis compañeros de carrera, en mi entorno, la mayoría de ellos tenían padres relacionados con estudios científicos (o directamente físicos) que les podían ayudar durante la carrera. En mi caso, mis padres no pudieron ayudarme a poder entender el contenido de mis materias, por lo que en su momento consideraba que eso era una gran barrera para mí. Tuve que recurrir en varias ocasiones a academias para obtener ayuda extra y poder sacar la carrera adelante, pero desde este punto de vista, mi familia siempre me ha apoyado a seguir adelante y me han empujado cuando lo he necesitado.

Personalmente, creo que cualquier persona puede sacar cualquier carrera. Otro tema es cuánto tardarás en conseguirlo, pero si pones el suficiente empeño y ganas, se puede conseguir. Si yo conseguí entender las matemáticas pese a que me dijeran que no creían que pudiera con ello, cualquier persona puede conseguirlo.


¿Por qué te interesaste en la investigación en Óptica? ¿Tuviste algún referente durante tu etapa formativa?

La verdad es que nunca me había planteado en qué ámbito quería centrarme para realizar investigación. Durante la carrera fui consciente en muchos momentos qué era lo que no me gustaba, pero no lo que sí que me podía atraer de cara a investigar. Por ejemplo, la astrofísica fue lo que me llevó a estudiar esta carrera, pero cuando empecé a estudiar alguna asignatura relacionada con ella, me tiró para atrás. Sin embargo, siempre me ha llamado la atención el cambio climático, atmósfera y todo lo que tiene que ver con el medio ambiente. Es por eso que cuando cursé la asignatura de física atmosférica me gustó tanto.

Por otro lado, la Óptica durante la carrera me gustó mucho. En especial en primero, me gustó mucho cómo me dieron esa asignatura.

A medida que fui avanzando, apareció la asociación Physics League y fue allí donde de verdad empecé a ver el potencial de ésta. Las personas que tiraban más de esta sección lo explicaban todo con tanta facilidad y entusiasmo que te levantaban la curiosidad.


Cuéntanos más acerca de la campaña de medidas que estás llevando a cabo en plena Antártida ¿Por qué son importantes esta clase de medidas?

Pues mira, tenemos instrumentación en la Antártida, concretamente en la base de Marambio, desde el año 2018. El objetivo principal de tener estos instrumentos en la Antártida es poder cubrir la mayor parte del planeta con ellos, ya que recogen datos tomados desde tierra que junto con los datos que se miden desde los satélites nos ayudan a obtener información sobre el cambio climático. Además, las mediciones polares son muy importantes en este ámbito, ya que es donde se observan los efectos más drásticos del clima.

Los instrumentos que tenemos instalados en la base de Marambio son de remote sensing, es decir, no hace falta estar encima de ellos todo el rato para poder tomar medidas, aunque sí necesitan un mínimo de mantenimiento, por ejemplo, si se ensucian o pasara algo con los cables o baterías. Es por eso que colaboramos con el Servicio Meteorológico Nacional argentino, ya que tiene a personal durante todo el año en la base pendiente de muchos equipos, entre ellos, los nuestros. Disponemos de dos instrumentos, un fotómetro y una cámara de todo cielo.

Esta campaña en concreto es muy interesante, ya que debido la COVID, el año pasado no se pudo visitar la base, conllevando entre otras cosas, que el instrumental no se pudo renovar, así que se trajo un fotómetro recién calibrado para sustituir al que estuvo midiendo todo este tiempo. Por otro lado, se quería renovar la instalación que había allí, mejorando el cableado y facilitando el acceso al mismo en caso de que se produjera alguna rotura o deterioro.


Estás trabajando como investigadora, pero sin realizar la tesis doctoral ¿Podrías explicarnos un poco los motivos? ¿Qué es lo que no te acaba de convencer?

Cuando terminé la carrera no tenía claro qué hacer, así que me planteé ver las diferentes opciones que ofrece el mercado laboral antes de seleccionar un camino “definitivo” para mí.

En este caso lo primero que quise averiguar era cómo es hacer un Erasmus, ya que durante la carrera no pude vivir la experiencia. Por ello, solicité unas prácticas de empresa en el extranjero una vez finalizada la carrera, ya que esta asignatura no es obligatoria en física y me permitían ampliar el cierre de expediente. Mi destino fue el Physikalisch-Meteorologisches Observatorium Davos / World Radiation Center (PMOD/WRC), en Davos, Suiza. Se trata de un centro de investigación privado que trabaja con medidas de radiación solar y la influencia del sol en el clima y la atmósfera. Allí estuve ayudando en varios proyectos que tenían abiertos, pudiendo así ver bastante variedad dentro del trabajo que se hacía en el PMOD. A parte de todo esto, la vida social dentro de este centro de investigación era bastante activa: había diversos grupos para diferentes actividades, como por ejemplo, los martes había comida grupal, por lo que una persona del grupo de cocina realizaba la comida para todo el grupo y se iban turnando, o por ejemplo había otro grupo en el que cada 15 días una persona del grupo leía un paper y lo exponía al resto del grupo para mantenerles al día de las diferentes investigaciones que se iban llevando a cabo o simplemente para discutir un poco sobre investigación.

Es por eso que allí conocí a varios doctorandos y postdoctorandos. Mis prácticas terminaban en diciembre, por lo que coincidían con el fin de varios contratos de las personas de allí. Eran personas brillantes, muy inteligentes y con un currículum que dan envidia a cualquiera, pero ni siquiera ellos sabían qué iba a ser de ellos en dos meses, ya que su contrato finalizaba. Me llamó la atención el caso de uno de ellos, un portugués que llevaba 5 años de Postdoc allí y no sabía si podría volver a su país o tendría que buscarse la vida en otro sitio, ya fuera en Suiza u otro país. Pero, aun así, no era el único.

Terminé las prácticas y al volver, entré en el Grupo de Óptica Atmosférica en la Universidad de Valladolid. Aquí he tenido la suerte de conocer a gente maravillosa, ya no solo dentro de mi grupo, sino también en otros departamentos, y ver cómo es la investigación en España, y en concreto, dentro de esta universidad. Y pude comprobar que prácticamente era más de lo mismo. Volví a ver los contratos temporales, prórrogas, angustia por no saber qué será de mí en los próximos meses, incertidumbre…

Me encanta la investigación, me parece un mundo muy bonito y que su papel es fundamental, pero creo que las condiciones que tienen los jóvenes investigadores no son las mejores. Se podría pensar que el mercado laboral es duro para todos al principio y que no se puede pretender encontrar unas condiciones maravillosas desde que se sale de la universidad, pero lo problemático es que estamos hablando de que estas condiciones no suelen solucionarse “rápido”. Por ejemplo, está el caso del portugués de Suiza, que ya tenía 35 años, y conozco casos que incluso con 40 o 45 años siguen sin tener un puesto fijo en la universidad o en otro centro de investigación. Es duro pensar que a esa edad te puedes quedar sin trabajo y con la incertidumbre de “¿y qué hago yo ahora?”, o tener que ponerte a buscar de nuevo otro trabajo en otro lugar. Personalmente esa incertidumbre me da miedo, y no a corto plazo, si no el hecho de verme con 40 años viendo cómo se termina mi contrato y pensar que podría haber buscado otra salida y estar mentalmente más tranquila.


¿Crees que es necesario motivar a las niñas para que elijan carreras STEM?

Si y no. Obviamente es necesario motivar a todo el mundo a que escojan las carreras STEM, pero no solo a las niñas. Personalmente, cuando seleccioné Física como carrera, mis amigas siempre me decían que, si era consciente de que iba a estar rodeada de chicos, que probablemente sería la única chica y demás. Pero una carrera o una trayectoria no se escoge por lo que te puedas encontrar, si no por lo que quieres hacer. Yo tenía claro que quería estudiar física, y me daba igual la cantidad de hombres o mujeres que me fuera a encontrar. Al igual que mis amigas. Por lo general, mi entorno o lo que yo conozco, han escogido sus trayectorias por lo que les gustaría estudiar y no influenciados por este tipo de temas.

Aun así, creo que sí que se debería visibilizar más el papel de la mujer dentro de la ciencia, ya que históricamente hablando se nos ha dejado en un segundo plano, pero también creo que iniciativas como esta ayudan a darnos visibilidad y las generaciones van cambiando esta mentalidad rápidamente.


Eres muy activa en temas de divulgación ¿Crees que sea importante para formar una conciencia científica en la ciudadanía?

Totalmente. Vivimos en una sociedad donde, ahora mismo, la ciencia está en un segundo plano. Se habla mucho de la cultura general, pero ¿dónde está la ciencia dentro de esa cultura? Si nos paramos a pensar, este término engloba casi más la literatura, historia, temas culturales de la zona, geografía… y como mucho alguna noción científica muy básica. No hay más que mirar las asignaturas obligatorias en segundo de bachillerato, por ejemplo: historia de España, lengua extranjera y lengua castellana. ¿Qué pasa con las matemáticas? ¿Y con la física y la química? ¿Y la tecnología?

Una persona puede salir del instituto habiendo cursado únicamente 1 o 2 años de nociones extremadamente básicas de física y química.

Siempre he escuchado que una sociedad culta es lo que la hace avanzar hacia delante, pero dentro de esa cultura entra también en conocer el mundo que te rodea, el porqué de las cosas, y no quedarte solamente en la parte superficial.

Creo que cuando conoces el mundo que te rodea y entiendes lo que pasa a tu alrededor puedes tomar decisiones más adecuadas con tus pensamientos e ideales, y no siguiendo al resto de personas como unos borregos, ya que puedes crear tu propia opinión al respecto.


Aunque acabas de empezar en la carrera investigadora, ¿has presenciado algún tipo de discriminación o micro machismo?

Pues así de primeras no. Sí que es cierto que dentro de mi grupo de investigación únicamente somos 3 mujeres las que estamos dentro, pero por lo que tengo entendido, antes había más. Es decir, es circunstancial.

Por otro lado, he tenido mucha suerte con mis compañeros, nunca he sentido que me hayan hecho de menos por mi género ni me hayan tratado diferente por el mismo. Todo lo contrario.  


¿Qué planes tienes para el futuro cercano?

Pues de cara al futuro cercano no tengo planes. He estado los dos últimos años trabajando y estudiando a la vez, deseando que terminara el curso para poderme centrar en lo que de verdad quiero hacer o a qué me quiero dedicar, y saber si de verdad estoy hecha para la carrera investigadora o debería salir a buscar otro camino, pero desde que terminé el último master que estudié no he tenido tiempo de pensar o de dedicarme un momentito para mí. Espero averiguarlo dentro de poco.

Para finalizar esta entrevista, y por cortesía de Ailen Iribarne, autora de estas fotos y autorizada para acceder a la pingüinera, os dejamos unas fotos de la fauna típica:

Anuncio publicitario